jueves, noviembre 22, 2007

Yo soy de esos ingenuos que todavía piensan que es posible que un candidato pueda ganar una elección popular, sólo por tener una preferencia dentro de la mayoría de los votantes.

En México no es así. En mi país, la democracia está simulada. Ganan los candidatos que son capaces de asegurar los intereses de los más poderosos.

En la pasada elección presidencial, no ganó AMLO, que era el candidato más popular, ni Calderón, el candidato del PAN. Ganó esa cúpula de empresarios que inventó esa bola de calúmnias y mentiras que desprestigiaron no sólo a AMLO, sino a todos sus afines, y que promoviendo ese miedo, realmente reflejaban el miedo propio de perder todas las concesiones que han sido la principal razón de la multiplicación de sus fortunas en los últimos veinte años.

Hoy en día, todavía los locutores y comentaristas de noticias sigan defendiendo no sus intereses, sino los intereses de sus amos, o de los amos de sus amos. Y con esta ola de comentarios falsos y detestables, han logrado que millones de mexicanos, se sigan tragando esa historia, y sigan pensando que, por un lado la elección del 2006 fué limpia, y que, votando por el PAN, estarían defendiendo sus intereses, siendo que contribuían a que la nueva dictadura en el país se siguiera fortaleciendo y nos siga haciendo miserables a los mexicanos.

Hoy fuí al cine a ver "Fraude: México 2006", y aunque no necesitaba ver más pruebas para estar convencido del cínico y descarado robo en las elecciones del 2006, la experiencia fue muy interesante. Vimos material que muestra de manera explícita el intestino del fraude. Vimos tambien, en los minutos frente a la pantalla, cómo se movieron los medios, el CCE, los políticos y cómo cada cosa que pasaba era más evidente la desesperación de esos grupos de poder de ganar la elección a como diera lugar.

Me dió otra vez la misma rabia que sentí esa madrugada del 3 de julio del año pasado, cuando veíamos cómo el PREP en las últimas horas, se comportaba de manera atípica e irregular, y volvía sentir cómo esos pocos poderosos del país, nos veían la cara de estúpidos y se burlaban de todos los mexicanos... sí, de todos, de los que nunca les creímos y de los que hasta la fecha siguen creyendo toda esa bola de patrañas.

El resultado a más de un año de distancia: Esos que esperaban esa "continuidad económica", se siguen quejando de una economía estancada y de impuestos y acciones que terminarán afectando a las clases medias y populares y haciendo más llano el camino de los poderosos.

Ese documental no es una denuncia. Las denuncias se hicieron en tiempo y forma, pero tambien fue muy descarado el actuar parcial e interesado de esas instituciones que piden respeto y que no saben actuar de acuerdo a la ley... Este documental no es sólo una estrategia de campaña de AMLO... Yo creo que es un documento que nos da la oportunidad a los mexicanos que seamos capaces de hacer una autocrítica del modelo político del país y nos demos cuenta de cómo funciona realmente... aunque en realidad, en este caso aplica el viejo proverbio: "no hay peor ciego que el que no quiere ver".

Explica con punto y coma el origen y significado de esa campaña de terror que sirvió para crear ese desánimo en la gente... y nos queda claro que toda esa campaña sucia no era otra cosa que un temor de las cúpulas de los hombres más ricos de México de perder todas sus concesiones y beneficios fiscales que han conseguido con los gobiernos de los últimos 20 años... Tal fiereza de ataques no significa otra cosa que AMLO nunca aceptó, a pesar de que se le vió reunirse con hombres poderosos, ceder de ganar la presidencia... cualquier otro candidato habría caído a la tentación de aceptar cualquier trato a cambio de ganar la elección... y eso me dejó muy tranquilo de saber, que en verdad AMLO sí significa una alternativa de cambio verdadero.

Hoy, habrá mucha gente que sigue contenta de los resultados oficiales de la elección... más de alguno estará leyendo este post... pero si estás contento y no eres uno de los mexicanos más ricos y poderosos del país, lamento decirte que no deberías de estarlo. Fuiste usado. Engañado. Tu voto le asegura el poder a gente que nunca verás dando informes de gobierno, y esa gente, la única que salió beneficiada, no tendrá el menor titubeo en de arrancarte el pan de las manos si llegan a tener la oportunidad... y si tu alegría sólo consiste en que AMLO no gobierna desde Palacio Nacional, justo es que te diga que todo lo que has oído de él en los medios fue una puesta en escena para que les hicieras más sencillo el fraude.

En verdad me da mucho coraje de lo fácil que les fue a esa bola de mafiosos, hacer esta fechoría... de lo sencillo que fué engañar a la gente, de lo simple y vulgar que fué alterar los resultados de las elecciones... de lo eficiente que ha sido ocultar la verdad y mantener todo como si nada hubiera pasado.

Despues de ver este documental, y de ver evidencia del detalle de las canalladas y bajezas que se hicieron antes, durante y despues de la elección, me doy cuenta que todas esas movilizaciones, manifestaciones y discursos, a pesar de la durísima crítica de los medios, fueron medidas bastante ligeras comparadas con el agravio que sufrimos. Hoy me doy cuenta que la toma de las calles, que las protestas, que los reclamos de justicia se quedaron cortos ante tan monumental robo... Espero que los más de 100,000 asistentes que han ido a ver esta función, no sólo aplaudan al final de la cinta, y así como yo, revivan este sentimiento de hambre de democracia y nos mantengamos firmes ante la descarada imposición.

No será fácil, pero tampoco fué la pasada, la última elección...

¿Algún comentario?

4 comentarios:

Anónimo dijo...

MI ESTIMADO AMLOADICTO, TE VAN
TRES COMENTARIOS CLASEMEDIEROS:
1.-No he visto el documental del que hablas y no dudo que en las elecciones se hayan presentado algunas situaciones irregulares o fraudulentas que sin embargo no fueron suficientes para alterar el triunfo de Calderón, que pudo ser por UN voto; ni modo.
2 Tengo la ligera sospecha que tu amlofilia fue la culpable de que te liquidaran, pues sí, empresarios gachos, pero, ¿por qué en lugar de quitarles a los que tienen mejor les facilitan las cosas para invertir más y con ello aumentar los empleos?. Por ejemplo, permitir la inversión privada en Pemex y CFE para empezar. (¡Herejía en la religión amloísta!)
3 Aunque la Real Academia de la Lengua nos parezca una institución burguesa y obsoleta, el hecho de respetar la ortografía nos sirve para que no perdamos el sentido de las palabras que cambia por la posición de un acento o por la falta de él o por una h de más o de menos o etc. etc.
Gracias.

AlexB dijo...

Estimado clasemediero:

Agradezco profundamente tus sincerosc y enagenados comentarios a pesar de hacerlos desde la bajeza y cobardía de tu anonimato.

1. Sabía que recibiría comentarios como el tuyo... Los esperaba. De hecho, los respondo en el mismo post: "no hay peor ciego que el que no quiere ver." La ingenuidad de tu comentario, te hace ver tan enagenado con los medios de comunicación oficial, que parece que te conformas con dar como cierto lo que dice LópezDóriga, Micha, Ferriz... De otra manera, no entiendo cómo haces tal aseveración... El documental, muestra evidencias claras en cinta, en video, con testigos... no te propongo que veas esta película, porque sé que sólo irás hasta que Chapoy te la recomiende.

2. Aunque no he comentado las razones de mi liquidación, te las comento en primicia: La economía está estancada... ni tu súper héroe en la presidencia han logrado que la economía se desestanque y se mantiene completamente en las mismas condiciones que hace ya muchos años: a la baja... por lo tanto, la compañía para la que trabajaba, lejos de aumentar sus ventas, se han disminuído... no hay consumo! Y para tu tranquilidad, trabajaba en una compañía que apoya la diversidad no sólo sexual, sino ideológica, ni los gringos-chinos son tan intolerantes como tú.

3. En verdad aprecio tu observación a mi deteriorada ortografía... Creeme que no es intencional. Pero sería muy valioso esa escrupulosa revisión tuya en otros ámbitos de la vida... como en la política... y encontrar entre líneas, no sólo faltas de acentos, u omisiones de letras, sino mentiras y fraudes que pudieras ayudarnos a señalar.

4. Deveras no hacía falta omitir tu nombre.

Anónimo dijo...

Al menos yo no soy creyente incondicional de los medios de comunicación, sino que aplico algo que Jesucristo dijo hace 2000 años: "Por sus hechos los conoceréis", una gran verdad no por haber sido dicha por él sino porque nos ayuda a evaluar a los demás y, perdóname, pero la mayoría de los hechos de AMLO no hablan bien de su persona; actualmente está más tranquilo aunque por desgracia eso no es garantía de que cualquier rato se vuelva a destrampar.
Calderón dista mucho de ser mi superhéroe, simplemente fue el menos peor de los candidatos. Poniendo calificaciones en escala de 100 te diría que el PAN saca un 3, el PRI un 2 y el PRD un 1. El problema de los políticos de cualquier partido, incluyendo Calderón, es que no entienden que la economía se rige por la ley de la oferta y la demanda y no por sus decretos que pretenden sacar a los pobres de su situación a base de la saliva de sus discursos y de la tinta de sus impresos. Y otra de las cosas que no entienden es que la naturaleza se rige por la ley del más fuerte y eso nadie lo podrá cambiar, el pez grande se seguirá comiendo al chico.
Abundando un poco lo anterior, el gobernante en turno debería reducir la demanda de bienes y servicios instiendo en la planificación familiar porque la riqueza que el país produce es un pastel de cierto tamaño y llega el momento en que no alcanza para todos; los más fuertes, que ya agarraron su parte, simplemente no la van a soltar; para que la suelten hace falta una revolución y con ella las cosas cambian, pero el problema es que nomás cambian de dueño (ejemplo nuestra Gloriosa Revolución Mexicana)...
Ya parece esto un períodico, mejor le corto porque son temas inagotables; gracias por tu paciencia.
¡Ah, se me pasaba decirte que mi nombre es lo de menos, el debate de ideas es lo importante!

Esteban dijo...

Alex, en una democracia gana el que tenga más votos.

Leéte a Castañeda, hace un par de semanas publicó un editorial magnífico, en resumen decía que AMLO perdió porque espantó (con sus ideas) a la creciente clase media del país (8 millones más de clase media en 10 años, lento pero seguro y sin crisis).

La clase media no quiere revoluciones ni quiere mesías (tropicales, Krauze dixit). Quiere seguridad y quiere estabilidad. No quiere quitarle a los ricos, quiere que el pastel se haga más grande.

Y en esa tesitura, AMLO propone inestabilidad, relajo, revoluciones. La continuidad hace más grande el pastel, tal vez no tan rápido como se requiere, pero lo hace. Y para que haya un cambio de verdad necesitamos quitarnos complejos y tomar modelos como el español o el irlandés (o el chileno, sin albur).

Y sin emoción Alex, sino con la fuerza de la razón (y del mercado).

Un abrazo. E