martes, noviembre 10, 2009

El viernes de la semana pasada, terminó la última clase de la primera parte de mi programa de doctorado.

Lo que sigue, es trabajar en un proyecto de tesis doctoral que tendrá por lo menos un par de revisiones formales, una en México, en septiembre del próximo año, y otra en un plazo menor a dos años despues de la primer revisión, en la Universidad de Oviedo, en España.

Salimos de clases, como si fuera un día normal... Era el último.

En mi camino de regreso, escuchando la radio, con un incalculable sentimiento de júbilo, cantaba a grito tendido las letras de las canciones que venía escuchado: de noche, sólo en mi camioneta, en medio de una carretera pública federal llena de baches, rodeado de camiones de carga pesada... Nadie podría ver mi cara expresando esa felicidad.

-"Es sólo la mitad del camino..." Me alcancé a escuchar detrás de los comerciales a todo volumen de mi radio... Lo dije mientras me daba cuenta que estabamos pasando por "Casa Blanca", el pueblo que está justo a la mitad del camino entre Ocotlán y Guadalajara... Yo lo decía por el programa del doctorado... aunque en efecto, me faltaban tambien 50 minutos de camino por recorrer.

En ese contexto, la siguiente canción no la canté. Comencé a hacer números: En total, asistí a 14 módulos, cada uno de una semana, de febrero a noviembre. Cada semana, de lunes a viernes: casi 300 horas de clases. En total, 70 viajes redondos de 190 kms... De aproximadamente 200 minutos cada uno, es decir, más de 13,000 kms y más de 200 horas manejando por la misma carretera... y dado que mi camioneta gasta casi un peso por cada kilómetro recorrido, debemos estimar por lo menos otros $13,000 sólo en gasolina, que se suman a los otros miles que pesos que me costaron las inscripciones, libros, copias y otros materiales... sin mencionar los litros de agua, gatorades, cigarrillos y otras chucherías que compré para acompañar el camino.

Tuve que volver a mirar el camino ante el súbito frenón del trailer que iba adelante mío. Me sacó de mi trance aritmético, pero me quedé muy asustado de los números que salían de mis operaciones mentales: Si hubiera hecho estas mismas operaciones el día uno, seguro habría considerado dos veces inscribirme al programa; o habría sido fácil tomar la decisión de abandonarlo en cualquier momento.

Hoy, no quiero imaginar el tamaño del esfuerzo que tendré que invertir en hacer una tesis doctoral. Supongo que será monumental. Hoy sólo quiero celebrar que estoy a la mitad del camino, y que pronto, espero que muy pronto, pueda hacer tambien la reseña desde el final del último tramo que me queda por recorrer.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Animo! Felicidades

Carmen Orozco dijo...

Pues antes q nada felicidades!!!!

Y pues del gasto para empezar me vuelves a repetir como lo sacaste, jeje

Y bueno ya que tu doctorado es de cooperacion y bienestar social, empieza con la familia (osea yo tu prima la chiquis) jeje y te pido mi regalo de navidad. UN LIBRO, APUNTE JEJE QUE SE TITULE
"COMO INICIAR UN NEGOCIO PARA DUMMIES"

y es en serio eh

Oscar Huerta dijo...

Salucita por la exitosa primera mitad... y que todo vaya mejor en la tesis... con todo lo que se sigue acumulando en el camino: películas y textos del seminario.
Abrazo!

Esteban dijo...

¡Elitista! ¡Educación para las masas! ¡Que todos los egresados de las universidades públicas tengan pase automático a los doctorados! ¿Qué es eso de que solo unos cuantos puedan acceder a los doctorados?

Anónimo dijo...

1 Felicidades por la meta alcanzada hasta ahora y a echarle ganas para continuar. 2 ¿Ya calculaste cuánto de lo que gastaste fue para el gobierno en impuestos? Personalmente me atrevería a decir que entre el 50 y 60%. ¿Y te parece justo que parte de eso haya ido a las bolsas de LyFC y otros sindicatos y políticos parásitos?. 3 Como que tu cuate no acaba de entender que cualquier empresa privada o pública, o es autosuficiente o se va a la quiebra, eso con neoliberalismo envidioso y sin él; recuerda que la economía no se rige por los decretos de los políticos y que hay resultados positivos con eficiencia y productividad y los hay negativos con ineficiencia y corrupción. 4 La solidaridad, la generosidad y similares son hermosísimos conceptos que no puedes poner en práctica si no tienes muchos $$$$$, sean por donación tuya o de otros... 5 El hecho de que el héroe del metro fuera electricista no maximiza ni minimiza su acto: fue una persona que actuó de acuerdo a sus convicciones en el momento y lugar precisos, obviamente sin pensar en sí misma. P. D. Si por lo expresado paso a ser un cangrejito mexicano, a mucha honra.