martes, octubre 30, 2007

Hoy es un día diferente.

No puedo decir que sea un día especial. Sólo es diferente.

Los tacos de vapor que siempre van acompañados de abrazos de felicitaciones, esta vez tienen caras largas y frases con voces bajitas y lastimosas.

Es talvez, mi último día en la oficina. Hoy es mi último día en esta compañía.

Francamente me sorprendió mucho mi liquidación, pero más me sorprendió la forma en la que se dieron las cosas. Me siento víctima de una situación que está fuera de mi alcance y del alcance de mi equipo. Sin embargo, lo he aceptado con mucha calma y con mucho optimismo.

Esta es la tercer gran compañía en la que he trabajado. Incié mi carrera laboral en IBM hace exactamente 10 años, con una beca y una energía que se desbordaba turno tras turno extendido... Al cabo de una disyuntiva, decidí tomar la oferta de la liquidación, y separarme de mi primer empleo. Unos pocos meses después, Kodak confió en mis servicios y me contrató... pero las condiciones con las que trabajaba, no se pudieron adaptar nunca con la nueva condición familiar que tenía, y apesar de lo bien que me iba ahí, vendiendo equipos de radiología digital, decidí tomar la oferta de un gran amigo mío, para cambiarme de empresa, ahora a Lenovo... hoy es, pues, la primera ocasión de mi vida en la que deciden por mí, que debo dejar el trabajo.

No se siente nada bien. Es extraño. Es un bajo golpe a la autoestima y la soberbia.

Pero las múltiples muestras de cariño de quienes convivieron conmigo este año y medio, alivian cualquier dolor... y aunque es algo que desafortunadamente no puedo escribir en mi currículum, eso es lo más importante que me llevo de todo este tiempo: amigos que me aprecian y que se ganaron mi aprecio.

Además de mi liquidación, esa nueva colección de entrañables amigos es lo único que queda de esas largas y difíciles jornadas de trabajo.

Pero la vida sigue. Y las cosas pasan por algo. Y hoy, con un pie en la calle, recuerdo una frase que se usaba mucho en IBM por las fechas en las que me salí: "...hay que ir armando el paracaídas..." Afortunadamente, y con mucha suerte, logré armar uno que abriré mañana mismo.

4 comentarios:

Lina dijo...

Amor:
Aunque sabíamos que la posiblidad estaba ahí, se veía lejos, hoy ya es una realidad y a pesar de lo poco atinado que fue, sabemos quien eres y de lo que estás hecho, estoy segura que el mañana cada día que pasa está más cerca
:X Lina

Esteban dijo...

Alex, no tengo una palabra que describa lo que siento al empatizar contigo.
Por allí leí que el duelo de un trabajo sólo es inferior a aquel de perder a un ser querido o separarte de tu pareja...
Por otro lado, vi el site de dentalxray, y quiero decirte que lo que vi me encantó, y que espero que voltees atrás en un tiempito y te des cuenta que "la decisión que tomaron por ti" fue lo mejor que pudieron haber hecho... al tiempo.

Te mando un abrazo.

alberto dijo...

Otch pues si mi estimado alex.. pero no le veas el lado negativo..
al mjenos no te corrieron como a mi en tu cumpleaños, q por cierto es el peor regalo q pude recibir, xD, pero pues no te pongas asi y busca algo mejor..
y solo esta frase q me gusta mucho:

Alejate de lo q se aleja de ti...

Saludos

Anónimo dijo...

Hola Alejandro precisamente di con este flog al conocerlo al trabajar para lenovo, solo me queda compartirle una frase a 101 caidas, 101 levantadas, animo, dios tiene el tiempo perfecto para nosotros y estoy segura que un mejor proyecto llegara a su vida.

Saludos cordiales