jueves, marzo 22, 2007

Teóricamente todos somos iguales. La libertad, es inherente a la igualdad. Si somos iguales, tenemos los mismos derechos.

Comentarios recientes en mi blog, me motivan a escribir este post, con la única intención de tratar de poner en claro mi posición respecto a varios temas relacionados.

Decía, que las libertades individuales son producto de la aceptación de la igualdad de los individuos. Repito: "Si somos iguales, tenemos los mismos derechos"

En esa libertad, incluye el derecho a pensar como cada quien quiera. Tener la religión que mejor le parezca y, en función de esa difícil elección, todas las decisiones que se deriven de ese código de moral.

Lógico es, que en diferentes códigos de moral, habrá, afortunadamente, posiciones en conflicto, y una gama muy amplia de ejemplos que nos servirán a todos, a elegir de todo lo que vemos, lo que más nos conviene o nos gusta para nosotros.

Esos códigos morales, con el paso del tiempo, de las vivencias experimentadas, con las relaciones, amistades, etc, podrá ir variando a gusto y elección de cada persona. Y en la medida en que se haga sin presiones, y de manera autónoma, cada persona estará ejerciendo su derecho a esa libertad.

Lo criticable, para mi punto de vista, no son las etiquetas que marginan y señalan a los grupos con "morales" similares -que no es lo deseable, claro-. Lo que a mí me preocupa en particular, es que la ley no asegura ese derecho que debería ser natural. Lo preocupante, es que se legisle en función a un código moral que no es compartido por toda la gente que vive en este país. Y que sólo son los grupos influyentes y poderosos los que hasta hace unos días, podían definir el comportamiento colectivo. (?)

Legislar en este sentido de las libertades, es sin duda "liberalismo". En México, este liberalismo social, es liderado por la "izquierda", y su contrapeso son esos grupos de "derecha", que casi en la mayoría de los casos, tienen una estrecha relación con grupos religiosos católicos.

Sin embargo, esa misma izquierda liberal, es tambien el contrapeso de un liberalismo económico impulsado por esa misma derecha. (¡uf! ¡Vaya paradoja!)

Es entonces, la oportunidad para que un tercer grupo, autodenominado "centro", o "izquierda moderada", que abandera la mayoría de los "liberalismos".

Pero, a pesar de lo influyente que se ha vuelto este grupo que impulsa TODO tipo de reformas liberales (sociales y económicas), yo todavía no estoy seguro de que en México estemos listos para "liberarnos" económicamente. ¿Porqué? Porque económicamente no hay igualdad en nuestro país.

Porque en esa competencia que debería significar esta "liberación", las reglas del juego permiten que uno pueda tener la inmensa mayoría de las canicas en sus bolsillos. Porque en esta carrera que significa el libre mercado, hay quienes ya arrancaron sus autos, y habemos quienes no tenemos dinero para tomar un camión. Porque aunque teóricamente todos tenemos la misma oportunidad, todavía hay millones de mexicanos sin acceso a la educación. Otros millones con acceso a una educación muy limitada, y pocos, muy pocos miles de mexicanos, pueden prepararse para entender las reglas de nuestro mercado y conformarse con saber que tienen acceso a esa "carrera" aunque bien saben que no existe manera de competir contra esos poquísimos cientos de mexicanos que sujetan las riendas de todo lo que se mueve en nuestro país.

Yo creo, sin querer sonar a uno de esos izquierdosos radicales, que las condiciones económicas en nuestro país no está listas para continuar con las reglas que se han puesto en los últimos años... que el que tiene más canicas, terminará con todas, que el que ha arrancado en primer lugar será el único que llegue a la meta, que el que se educa, podrá seguir abusando de los analfabetos.

Mi punto es, que si seguimos en jugando este injusto juego, pretendiendo defender las libertades económicas, no se está logrando el objetivo de la libertad, que es que todos podamos ser iguales y tener las mismas oportunidades.

Pretender esto, es, disculpen la burda comparación, como hablar de derechos humanos, e igualdad de derechos, en una sociedad donde se practique la esclavitud.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Si la libertad significa 'ser todos iguales' y esto lo impulsa 'la izquierda'... por que legislan sobre el maltrato a las mujeres y nadie habla sobre el maltrato a los hombres?, por que los mas 'izquierdosos' quieren una ley aparte para las minorias, como los indigenas, los gays, los discapacitados? entonces... somos iguales o tantito diferentes?
Creo que la libertad y el liberalismo van mucho, muchisimo mas alla que las izquierdas y las derechas. La libertad significa libertad de decision, de opinion, de expresion, libertad de mercado, libertad sexual, religiosa... libertad en el mas amplio de los sentidos. Sin embargo, la libertad no solo es un derecho, sino una obligacion. Obligacion de ser responsable de las propias decisiones para que no afecten la libertad de otros. Obligacion de aceptar las decisiones de otros aun y cuando no estemos de acuerdo. Obligacion de ser abierto, tolerante, responsable, justo. Todo eso puede 'serse' tanto si gobierna izquierda o derecha. Todo eso puede lograrse como pais si se impulsa la educacion a todos los niveles, y no solo academica sino tambien en valores morales que no tienen nada que ver con la religion. Puede lograrse 'haciendo mas grande la tarta' como lo dijo alguna vez Felipe Gonzalez (de izquierda, por cierto), ya que no es suficiente saber como distribuir la riqueza (eso cualquiera lo sabe) lo que se necesita averiguar es como CREAR riqueza, en equipo, con los que tenemos los medios para poderlo lograr... para despues tener algo que distribuir.
Lo siento pero no estoy de acuerdo con tu postura. Los discursos de los 'izquierdosos' asi como los de los 'derechosos' son solo un manojo de quejas sobre el otro. Tenemos que ser libres, responsables y comprometidos. Tenemos que dejar de hacernos las victimas y ponernos a trabajar y a pagar impuestos. Dejar de hacer marchas, dar mordidas, hacer trampas, usar influencias, comprar pirateria (y me incluyo en esto ultimo!). Dejar de echarles la culpa a los demas de todo lo que ocurre. Solo asi podremos ser un pais libre y liberal, independiente de los idolos y las ideologias extremistas.

AlexB dijo...

Estimado Anónimo: Tienes razón. Y creo que tu postura no dista mucho de la mía, aunque no estés de acuerdo conmigo.

Quisiera decirte que todos somos iguales, pero en efecto no lo somos. Mi post comienza intencionalmente con una frase clave: "Teóricamente todos somos iguales".

Supongo que ese tipo de leyes, que favorecen a grupos desprotegidos o minorías, pretenden, desde luego, darles esa ayudadita para que puedan estar en las condiciones en las que está "la mayoría".

En la práctica, el género masculino, grupos no indígenas, y heterosexuales, por ejemplo, han abusado -con el pretexto de esa innegable diferencia- de ellos. Una ley, que los defienda, pretende reemplazar ese respeto del que carecemos y tratar de promover una igualdad aunque sea 'sintética'.

Más o menos lo mismo cuando el gobierno, tratando de compenzar la desigualdad social, genera programas de apoyo y le da dinero a los desprotegidos, no a los que tienen dinero para comer... ¿Me explico? Para qué legislar sobre los derechos del hombre, o de los heterosexuales, o de los no-indígenas, si sus derechos son ejecutados sin ningún problema... Es más, la ley entera está diseñada para esa mayoría.

Por otro lado, en efecto, la libertad debería estar por encima de cualquier corriente política, el problema es que, aunque parece ilógico, pero hay que legislar para que esas ideas se pongan en práctica, y es precisamente la derecha mexicana quien se opone a hacer "legal" algo que tendría que ser "natural". (Por eso las referencias de las corrientes políticas)... de todo lo demás de tu comentario, coincido, aunque pienses que no compartimos la opinión.

Gracias por tu tiempo y tu aportación a este blog plural.

Esteban dijo...

Alex, no puede haber libertad de ideas sin haber también libertad económica. En algún otro post de tu blog despotricas (y estoy de acuerdo) contra los monopolios, porque precisamente atentan contra la libertad individual de empresa. Así que creo que realmente la autodefinida "izquierda" de Cuba, de Castro, de la boina y de los puros Cohiba está en grave crisis. Porque "no se hallan"... creo que piensan que la izquierda es ser liberal en lo social más no en lo económico.
¡No se me hagan bolas chavos! Hay una plataforma de desarrollo de un pueblo ya probada, es la libertad económica y el respeto del estado de derecho. Los -ismos en el caso económico quedan atras. Y pues en lo social habrá posiciones muy encontradas, yo respeto las posiciones liberales aunque mi manera de pensar y actuar pueda tender a ser conservadora.

Saludos. E

AlexB dijo...

Gracias, Esteban por tus comentarios. Por un lado, me ayudan a pensar y a 'redondear' mi posición al respecto... Y sí, quizá yo también deseo una libertad social, y una libertad económica, como todos esos modelos exitosos 'probados', pero insisto que, para poder comenzar con ese liberalismo, necesitamos que las condiciones económicas y sociales sean más favorables en nuestro país.

Hoy, como están las reglas, sólo le conviene este liberalismo económico a unos cuantos, atentando contra el mismo derecho que tendría cualquier mexicano para participar. ¿De qué sirve documentar una libertad que no podrá ser ejecutada por todos? Y no sólo eso, sino que como consecuencia de esta dispareja situación, las cifras de pobreza y marginación siguen creciendo, es decir, los más pobres, no sólo no participan en este 'libre mercado' sino que estarán condenados a NUNCA hacerlo.

Si este México se dividiera y ese 30% de mexicanos que tiene la vida resuelta, como tú, por ejemplo, podríamos entonces aspirar a tener condiciones políticas y económicas parecidas a cualquier país de primer mundo... creo que en ese 30% de mexicanos, estaríamos listos para el libre mercado, y todas las libertades económicas... Para el resto, ojalá algún caudillo de boina, pueda ofrecernos, POR LO MENOS, la mitad de las condiciones de vida que tienen en Cuba.

Por eso, cada que se legisla para mejorar las condiciones para ese liberalismo económico, perdona también esta otra burda comparación, es como si en esa opresión de género, donde la mujer es abusada, se siguieran haciendo leyes que le den más derechos a los hombres que le permitan oprimirlas más.