jueves, marzo 01, 2007

No es un secreto, pero tampoco es muy difundido, que los servicios de telefonía fija y celular, la televisión por cable y los servicios de internet en México tienen las tarifas más altas del mundo.

Eso, de entrada, nos da una idea muy clara de cómo es que en tan pocos años, Slim ha escalado en los peldaños de la escala de los hombres más ricos del mundo. Y por otro lado, el crecimiento del poder político y económico que el Grupo Televisa ha conquistado.

Ambos corporativos, con presencia en muchos países, dueños del oligopolio de sus sectores en nuestro país, son intocables por sus "competencias" y por reglas de competencia más justas.

Lo injusto, lo inmoral, es que es, precisamente en nuestro país, donde las tarifas de los servicios que prestan rebasan el límite de lo racional. Mientras en otros países, latinoamericanos, por ejemplo, entran a los mercados con precios competitivos, no se le ve final al abuso que por años, han sangrado a las clases medias de México.

El famoso "triple play", que pretende poner en un sólo cable señal de internet, televisión y telefonía, en escencia, debería significar un ajuste inmediato a los costos de tan necesarios servicios, pero no lo será. Y no lo será, porque en las cúpulas, nadie está dispuesto a dejar de ganar dinero a manos llenas. Seguramente, se alíen o nó Slim y Azcárraga, en algo estarán de acuerdo: Con este mercado tan grande, cautivo y consumidor, no se considerará bajar estos escandalosos precios.

Soy un tipo que trabaja para la iniciativa privada. He trabajado para empresas gringas desde que terminé la universidad. Y por cuestiones de trabajo, me he dado cuenta de los márgenes con los que se operan; estas compañías y los mayoristas, distribuidores y revendedores. Sé lo que cuesta ganarse el dinero, y sé lo que estos empresarios, medianos y chicos, están dispuestos a trabajar honradamente para hacer un patrimonio para sus familias. En eso estoy de acuerdo. Pero nadie de esa clase media, tiene a su alcance la posibilidad de ganarle el puesto que tiene Slim en la revista Forbes, por ejemplo.

Y es injusto, inmoral, insisto, que éstos oligopolios tengan márgenes de utilidad que rayan en lo absurdo.

Me tachan de "populista", cuando, sugiero que desde las instancias legales, se pudiera regular esto y se detenga este robo que hoy por hoy es permitido por las reglas actuales. Y me hace sospechar, que a ojos vistos, los políticos que podrían hacer algo para "homologar" estos márgenes con los de otros países del mundo, son sobornados, o se les impide, con los fraudes más descarados, que lleguen a posiciones políticas que pudiera atarles las manos.

Lo mismo pasa con los Salinas-Pliego, con los Coppel, con las tasas y comisiones bancarias -que en México, tambien son escandalosas- y nadie es capaz de hacer nada.

Tengo una hipótesis: Si el combate a la pobreza en México comenzara regulando los abusos de estas, y otras compañías, la riqueza, de manera natural, se podrá distribuir en más manos.

Imagino que a estos empresarios, privilegiados, era a los que se refería AMLO, cuando decía de quitarles todo tipo de subsidios y apoyos. Francamente dudo que se refiriera a los millones de empresarios que día a día salen a romperse el alma. Lástima que éstos mismos, siempre se sintieron aludidos, creyéndose, quizá del mismo tamaño que éstos que nos chupan la sangre todos los días, sin que nos demos cuenta.

5 comentarios:

Oscar dijo...

En uno de mis viajes de trabajo a la China comunista, mis contrapartes locales consideraron un día conveniente el asignarme un teléfono celular por si fuera necesario localizarme (en los hoteles me encanta desconectar el aparato telefónico). Me imagino lo ridículo que me veía yo tratando de "ahorrarles" llamadas innecesarias. Yo me imaginaba que le reportarían a mi gerente cualquier abuso de mi parte. Raro se me hizo cuando una linda muchachita que me acompañaba seguido a cenar, llamaba, recibía llamadas, recibía y mandaba mensajitos, bajaba ringtones y canciones. Creo que recuerdo mas que sus musculosas piernas, su musculoso dedo gordo de la mano derecha (no es cierto, recuerdo mas sus piernas). Pensando que era hija de Mao (porque si vemos aquí a alguien hacer eso, seguro que pensaríamos que es hija de Slim), tímidamente le pregunté cuánto pagaba por su servicio. No les diré lo que me respondió porque los caballeros no tenemos memoria. El caso es que es ridícula la diferencia, les daría mucha risa, pena y coraje. Y por mas que comencé a utilizar ese celular para mis cosas personales, estoy seguro que a nadie le pesaron esos yuanes. La diferencia es que aquí no estamos en la China comunista. Aquí llegamos tarde a la repartición del poder y nos jodemos.

Oscar Huerta dijo...

La sintesis:

Para que nos demos una idea, la fortuna de Slim crece 40 mil dólares cada minuto.

Sus negocios en E.U. pierden dinero, pero los que tiene en México le dan a ganar como para que esté, creo en 2do lugar de los millonarios del mundo (después de Gates).

Y el gobierno? la regulación?

El asunto es que el negociazo de la telefonía, por poner un ejemplo, es un signo de los gobiernos de derecha que tenemos, PRI y ahora el PAN.

Gobiernos que benefician a los empresarios y que dejan a los ciudadanos consumidores en la indefensión.

Pero tanto Slim como el gobierno PRI/PAN tiene complices, si bien involuntarios, sí complices: los votantes que les permiten seguir en el poder.

Marisol Diaz dijo...

Concuerdo casi al 100% con todas tus ideas, excepto con una: no existe el heroe que nos vendra a salvar de los 'malditos' monopolios. Creo que existe una manada de legisladores (de todos colores y sabores) a los que se les paga por que promuevan y aprueben leyes que favorezcan al pais y no solo a unos cuantos. Sin embargo, los anios han pasado y no han hecho nada. Ojala de verdad nos cayera del cielo un heroe-salvador-mago-semidios que modificara la mente de todos los zanganos en el congreso que lo unico que ansian es tener poder sin pensar en los ciudadanos. Lastima... tendremos que conformarnos con legisladores de pacotilla multicolor.

Anónimo dijo...

Completamente de acuerdo. Tenemos una manada de legisladores de todos colores y sabores que son pagados para promover y aprobar leyes, pero no lo hacen porque no les conviene y punto. Lastima que no cayo del cielo el heroe-salvador-mago-semidios que logre cambiar (por otra) la mentalidad de los zanganos del congreso que se dedican a cobrar salario y a buscar huesos sin pensar en el bienestar de los ciudadanos. Los 'malditos' monopolios no se crearon de ayer para hoy, tienen muuucho muucho tiempo gestandose y rebosando de dinero las manos de muuchos legisladores que aprueban leyes segun les parece mejor. Que haremos en este pais lleno de legisladores de pacotilla multicolor y payasos que juegan al salvador ? Que Hugo Chavez o George Bush (que es lo mismo) nos ayuden.

Esteban dijo...

Alex, la economía de Adam Smith habla precisamente en contra de los monopolios. Y Felipe Calderón también.
Los monopolios son un mal que debe ser combatido, porque son un obstáculo al libre mercado.

No sé si Felipe Calderón logrará o no romper monopolios, pero él ha dejado clara su posición anti-monopólica desde el día uno.

Sólo te recuerdo ¿Quién fue el patrocinador número uno de AMLO en la campaña? Carlos Slim. Ajá... claro que como no ganó el pejecillo valiente ahora se lanza contra Slim... checa, lo hipócrita y convenenciero que éste fulanito de AMLO puede ser.

En fin, ya lo discutiremos con unas cervezas a la orilla de la playa.

Saludos. Esteban