viernes, enero 22, 2010

No sé por qué el matrimonio entre personas del mismo sexo ha causado tanto revuelo, si se supone que todos somos humanos por igual, sin importar la clase social, la raza, el credo o la preferencia sexual... Si los heterosexuales podemos...

De cualquier manera, aquí hay 10 razones por las que no debería aprobarse esta ley:

1) Ser homosexual no es natural. Debemos rechazar lo que no es natural, como las gafas, el polyester, o el aire acondicionado.

2) El matrimonio homosexual fomentará que la gente sea homosexual, igual que estar cerca de personas altas hará que crezcas.

3) La legalización del matrimonio homosexual abre la puerta a que la gente haga todo tipo de cosas raras. De hecho alguno puede que quiera casarse con su perro, ya que puede “firmar” (con su pata) un acta de matrimonio.

4) El matrimonio existe desde el principio de los tiempos y siempre ha sido igual, por lo que no debería cambiarse; por eso las mujeres son propiedad, no tienen alma, los blancos no pueden casarse con negras, y el divorcio es ilegal.

5) El matrimonio heterosexual pierde parte de su sentido si se permite el matrimonio homosexual; hay que defender la santidad de matrimonios como el de Britney Spears, aunque sólo durase 55 horas.

6) Los matrimonios heterosexuales son válidos porque producen hijos. Los matrimonios de parejas homosexuales, estériles, o de edad muy avanzada no deberían permitirse, porque nuestros orfanatos aun no están llenos, y el mundo necesita más habitantes.

7) Obviamente las parejas homosexuales criarán niños homosexuales, igual que las parejas heterosexuales sólo crian niños heterosexuales.

8) La religión (la que sea) no acepta los matrimonios homosexuales. En una cuasi-teocracia como la de la mayoría de países “avanzados”, donde desde los presupuestos generales, a la educación, pasando por el lenguaje, las fiestas y las tradiciones, todo tiene que ver con la religión, sólo se debe aceptar lo que el cura apruebe.

9) Los niños necesitan una figura parterna y una materna en casa para poder desarrollarse saludablemente. Por eso está prohibido que las madres solteras, los viudos, o los divorciados eduquen a sus hijos.

10) El matrimonio homosexual cambiará las bases de nuestra sociedad; no debemos adaptarnos a nuevas normas sociales. Por eso mismo hay que prohibir el software libre, o la copia privada (eso sí, manteniendo el canon).

Derechito del facebook de Salvador Leal

3 comentarios:

miriam dijo...

Ame tu sarcasmo sin duda!

Gracias por el comentario en mi post.

Anónimo dijo...

La naturaleza lo único que hace es "castigar" de alguna manera los actos contra ella; me explico con algunos ejemplos: en el caso de la homosexualidad el "castigo" es que las parejas homosexuales no pueden procrear hijos, lo cual desde el punto de vista práctico no tiene importancia; por otra parte, hay actos que sí traen consecuencias sobre la vida y bienes de las personas, como el invadir cauces de ríos o lechos de agua; el desafiar más allá de lo prudente la ley de la gravedad; el uso de ciertos materiales sintéticos que afectan a la ecología y así podríamos seguir indefinidamente. Pienso que sí hay gente que está haciendo demasiado alboroto sobre algo que en la evolución de la humanidad no tiene ningún efecto ni siquiera ligeramente catastrófico, pero sí pone a verborrear a los autonombrados elegidos y/o representantes de la divinidad en este mundo, los cuales, si no se dan a notar, sienten como que no existen.

Anónimo dijo...

Partiendo de que la ley básica de la naturaleza para los seres vivos dice: NACES, CRECES, TE REPRODUCES Y MUERES, se deduce que únicamente nacemos y crecemos para perpetuar la especie, o más bien, los genes de cada especie. Entonces, analizando la vida real, también el celibato obligatorio para monjas y curas es antinatural al impedir la reproducción y la perpetuación de sus genes en sus descendientes, lo que nos lleva a otra deducción: a la mera hora los genes son los ganones absolutos en este merequetengue porque permanecen inmutables por los siglos de los siglos aunque sea en otros cuerpos...