martes, agosto 28, 2007

La tarde de ayer, llegó a mi correo electrónico, el resultado de una encuesta que describe gráficamente el deterioro del PRD en México:



























La imagen venía acompañada de una sentencia: "Sigan de combativos y rijosos… "

Como si no hubiera ningún agravio para estar rijosos y no hubiera nada por qué combatir.

3 comentarios:

Esteban dijo...

Una cosa es combatir en el terreno de las ideas, combatir en el terreno de las propuestas, de los debates.

Y otra cosa muy distinta es gritar, es invalidar al contrario, es gritarle al que no piensa como tu caudillo en la presentación de libros que hablan mal de dicho caudillo.

Cuando se acaban las ideas no hay más que tapar calles, que sentarse en el pavimento, que escuchar al caudillo y levantar la mano cual borrego.

Cuando hay ideas se puede estar o no de acuerdo con tú posición, pero se debaten civilizadamente.

Cuando hay ideas se encuentran puntos de coincidencia, se logran los grandes acuerdos que hacen a las grandes naciones y a los grandes personajes.

Pero cuando la necedad impera, cuando la terquedad absorbe, los argumentos y la razón son aniquilados, los mata el frío pavimento y los argumentos son enmudecidos por los gritos sin sentido (pero eso sí, con mucha rima).

Creo que "el pueblo" no es pendejo (sic), creo que se da cuenta cuando los gritos y el combate deja de hacer sentido y deja de sumar. Se da cuenta cuando llega el momento de ver al futuro y aprender lo suficiente del pasado.

Lo suficiente para saber que hay caminos probados y que ya no resultaron, fórmulas que ahora huelen a rancio.

Y el diálogo acoge a "el pueblo pendejo" que no lo es tanto como algunos políticos amarilloscuros lo creen.

Así es la democracia. Que sea la democracia, ¡por favor!

Anónimo dijo...

"La política es, por naturaleza, diálogo. Los ciudadanos de un país no pueden estar todos de acuerdo, pero el país no puede avanzar en 10 direcciones distintas al mismo tiempo. Por eso necesitamos la política: para dialogar, para llegar a acuerdos. Pero los políticos parecen más interesados en sus batallitas perversas que en construir un mejor país."
Sergio Sarmiento, Mural 3/09/2007

Esteban dijo...

Alex, te extrañamos, ¿dónde andas?